jueves, 29 de junio de 2017

LA MOSCA

La Mosca es un remake realizado en 1986 de un filme con mismo título de 1958. El original es un clásico del cine fantástico muy olvidado en la actualidad. El que nos ocupa se ha convertido con méritos propios en el nuevo referente, superando al original en muchos aspectos. En su momento fue un éxito de crítica y también de público y lanzó a la fama a un desconocido Jeff Goldblum. Siendo, para muchos, merecedor de un Oscar por su papel. No se yo si es para tanto, pero es cierto que el actor esta genial en su interpretación. Aunque también es verdad que gran parte de ella sucede bajo todo el complicado maquillaje que tiene que soportar la mayor parte del metraje.


El actor  interpreta a un científico solitario absorbido por sus trabajos y encerrado en su mundo sin apenas contactos con el exterior. De forma casual conoce a una periodista (Geena Davis), con la que cometerá la imprudencia de mostrarle sus avances en el campo del tele-transporte. Aunque este no es el punto interesante de la película. A partir de aquí el científico se atreverá a probar su experimento consigo mismo, después de una prueba exitosa que le hará pensar que todo esta conseguido.
Justo en el momento de tele-transportarse se cuela en la cabina una mosca. Ambos genes, humanos y de insecto, se mezclan y aunque aparentemente el tele-transporte tiene éxito, pronto descubrirán que no ha sido así.


La película muestra esa transición, de hombre a mosca, por etapas. Desde la euforia inicial, debido al buen estado de forma en el que se encuentra el científico, pasando por la obsesión, locura, miedo, e ira. Acompañado de un cambio físico destructivo y mortal, en el que el personaje vivirá la desintegración de su cuerpo y como su yo humano va desapareciendo sin posibilidad de vuelta atrás.



La película es tremendamente dura en su apartado visual, sin miedo a mostrar todas las imágenes más escabrosas y asquerosas que alguien puede imaginar en este contexto. No en balde, es una película de David Cronemberg. Aquí es donde la película juega su mejor baza y nos muestra su gran mérito. Ya que consigue transmitir esa desazón, nerviosismo, repugnancia y miedo al espectador.


Un asombros maquillaje, asombroso porque lo fue y porque hoy en día sigue estando a la altura de las circunstancias. Es decir, los años han tratado muy bien el filme, y se puede ver perfectamente.


La periodista, conocedora de su secreto, representa al espectador en la película, compartiendo con él su sorpresa, temor, compasión y angustia con la metamorfosis del científico. Al mismo tiempo que el hombre desaparece, sus sentimientos hacia él irán degenerando también. Provocando confusión,  miedo y pánico, sobretodo al descubrir que esta embarazada de él.

Una segunda parte, como suele ocurrir, menos acertada y sobretodo sin el factor sorpresa, se estrenaría en 1989 (La Mosca II), aunque sin tanta repercusión.
Una gran película, menos recordada de lo que merece y que debería estar mucho más considerada dentro del cine de culto de los ochenta y si no me creen, solo tienen que verla.


viernes, 26 de mayo de 2017

MAD MAX, Más Allá De La Cúpula Del Trueno

La serie de Mad Max ha cosechado gran éxito desde el estreno de la primera entrega en 1979. Aunque la primera se aleja mucho de la estética y la acción del resto de la saga. De hecho, la primera nos muestra un mundo algo mas "cuerdo", por llamarlo de algún modo. Aunque sólo sea porque en él existe aún los cuerpos de policía que velan por nuestra seguridad, por lo que podemos entender que ese mundo continúa la línea de todo lo que conocemos y las leyes existen en él. Hay una ausencia de lugares y personajes demasiado estrafalarios. La vida de Max es normal, junto a su familia hasta que una banda de moteros (sin serlo exactamente, sólo van en moto), se atraviesa en su camino y en el de su mujer e hija (algo que podría ocurrir en cualquier contexto, no es emblema de ningún momento apocalíptico por si sólo). A Partir de ahí la película deriva hacia la venganza de Max. En cambio en la segunda parte se prescinde del "mundo civilizado" de la primera. La ausencia de orden y leyes convierte la vida en este mundo en una lotería en la que los más fuertes tienen el poder, el combustible y todos los números para ganar. Este nuevo planteamiento es mucho más atractivo, sin duda. Ya que abre muchas más posibilidades a nivel creativo, estético y argumental.


Quizás por ello Mad Max 2 sea la preferida de los fans en general. Nos muestra unos personajes atractivos, estrafalarios y sacados de cualquier fantasía sadomaso. Violentos y sin medida que reflejan un mundo hostil, en donde los que no son fuertes sobreviven de rodillas. Unas atractivas batallas y persecuciones en coches apocalípticos (muy originales en si mismos) serían el reclamo más importante de la película y lo que causó más impacto en los fans de aquellos años (yo mismo). En fin, una libertad narrativa y visual no permitida en la primera. Pero yo estoy aquí para romper una lanza a favor de Mad Max, Más Allá De La Cúpula Del Trueno...



La tercera entrega de la saga nos aporta algo más que los personajes emplumados, violentos y el vértigo de las persecuciones de coches. Incluye todo ello y además una historia apocalíptica, un argumento algo más sólido, con personajes más trabajados y con un poco más de diálogos. También un Mel Gibson en su mejor momento.
La revista Dirigido Por, en aquel momento, la describió como "Un Delirio de Imágenes" y estoy de acuerdo. La belleza de sus imágenes y su fotografía alcanzó la cota más alta de excelencia en esta entrega, lo mismo que los decorados y vestuario, fue la película más exigente de la saga.



Además Tina Turner aparecía como reclamo, no sólo como actriz, con un importante y atractivo personaje, si no también como cantante (no podría ser de otro modo), con una excelente banda sonora en la que participaba con dos temas de enorme éxito (We Don´t Need Antoher Hero y One Of The Living).




En sus andaduras por este mundo Max llega a Negociudad (Sodoma y Gomorra) donde conoce a Tía Ama y donde existe un equilibrio de poderes entre ella y el proveedor de electricidad de la ciudad. Aquí entra en juego la política y la estrategia entre ellos para conseguir controlar la ciudad. Tia Ama, tramposa, utilizará a Max para sacar de en medio al Maestro Golpeador. Es el famoso momento de la Cúpula del trueno, donde dos entran y sólo uno sale. Un lugar creado para dirimir posturas y enfrentamientos, para que el mal y la codicia de dos, no afecte y dañe a los demás. Se pelean allí dentro y cuando uno sale la disputa esta cerrada, el orden fuera permanece. Otra metáfora sobre los enfrentamientos y las guerras que han llevado a ese mundo a ser como es ahora. Argumentalmente esta muy bien visto y alimenta correctamente la historia que se quiere plantear. La disputa no termina del todo como Tia Ama esperaba y Max es castigado al exilio. Le envían a morir de sed en el desierto infinito que rodea la ciudad.





En este punto la película cambia de registro y nos introduce en la colonia de niños que sobreviven en un oasis en el desierto, ajenos a todo el mal que amenaza fuera de su reducto de paz y a la espera de alguien que un día volverá a recogerlos. Mientras pasan los años, los niños recuerdan su historia, que transmiten por vía oral entre ellos, uno de sus pocos entretenimientos. Cuando encuentran a Max moribundo le rescatan y ven en él al salvador que esperaban.






Es esta parte lo más novedoso de esta película y al mismo tiempo de lo que más reniegan muchos de los fans de la segunda, tachándola de muy aburrida. Pero en realidad esta parte aporta mucho a la historia de Mad Max. Nos aporta mucha información sobre lo que ocurrió en el mundo antes de volverse tan cruel y sin ley, da detalles y da sentido a todo lo que ocurre y como ya hemos dicho antes, es uno de los momentos visuales más bellos de la película (una gran fotografía). Y es que en este mundo apocalíptico no tiene por que haber tan sólo una historia, la de Max, si no que pueden (y deben) existir otras muchas historias, entre ellas la de este grupo de niños.



Fuera de esta parte, la más original de esta película, todo lo demás es repetido. Quiero decir que ya lo habíamos visto antes en Mad Max 2. Por ello el regreso con los niños a Negociudad y la persecución final que viene después está ahí, para contentar a todos y dar dosis de lo que previsiblemente todos los que fueron a verla esperaban encontrar. Estuvo esto siempre tan claro que la saga nunca regresó a sus orígenes (su primera parte), mucho más pausada y austera. Y que en la última entrega (la cuarta) se ha reducido todo a una persecución de dos horas, ya que el público pide básicamente eso (y a nadie parece importarle que Mad Max pase a segunda fila como personaje). Pero a nivel argumental se sacrifica todo por lo visual y la acción vertiginosa y es que todo no suele caber en el metraje. Por eso creo que Mad Max, Más Allá De la Cúpula Del Trueno esta mejor dosificada y da un poco de todo. Si hubiese sido la primera, todos la pondrían como la mejor.





Si analizamos la persecución final, esta es incluso mejor que la que aparece en Mad Max 2, más divertida y mucho mejor rodada. Por ponerle un pero, creo que no tiene un final sorprendente o espectacular. Simplemente Tia Ama se retira de la lucha, mostrando su clemencia y quedando como la mala "no tan mala". Aunque esto ocurre en los últimos minutos de la espectacular batalla. Quizás debido a que Max escapa en un aeroplano, con uno de los personajes secundarios de la segunda parte.
A pesar de ello me gusta como está resuelta, también es diferente, lo otro sería lo esperado y lo ya visto en las anteriores entregas.


En general un película visualmente y argumentalmente mucho más poética e interesante de lo que muchos piensan. Con sus dosis de acción previsibles pero con un toque diferente que, desde mi punto de vista, le añade un plus que no tienen las otras. A pesar de que nadie esta conmigo, creo que es la mejor de las tres.


lunes, 10 de abril de 2017

LA COSA

La Cosa esta considerada una de las mejores películas de John Carpenter, un remake que superó con creces al original y que consiguió un hito a nivel de efectos especiales.
Recuerdo ver en el Telediario de la época sus impactantes imágenes al mismo tiempo que lo comentaban y en aquel momento no era muy habitual algo así. Y como la mayoría no sabíamos que se trataba de una nueva adaptación de una película de 1951 titulada en España El Enigma Del Otro Mundo, lo vivimos como toda una novedad argumental.




Una inquietante y claustrofóbica atmósfera rodea toda la película, a pesar de ambientarse en un espacio tan grande y basto como lo es la Antartida, donde a pesar de la grandiosidad del lugar nadie puede echar a correr, pues terminaría congelado. El entorno les atrapa junto a sus miedos, sin escapatoria el grupo de humanos deberá enfrentarse a eso que se han atrevido a despertar de su letargo. Esto es el resultado del descubrimiento más grande de la historia de la humanidad, un artefacto extraterrestre enterrado durante millones de años en al Antartida.




En la base los protagonistas entraran en una paranoia sobre su propia identidad, ya que la Cosa será capaz de adoptar la apariencia de cualquier forma viva, incluyendo la forma humana. Así los personajes terminaran por temerse entre ellos, sin estar seguros de quien es el portador de tan mortal especie. En realidad Carpenter hizo una nueva adaptación del libro que inspiró la película original de 1951, sin querer hacer una nueva versión del filme original. 





Destaca también los sorprendentes efectos especiales, que aún hoy en día pueden dejar con la boca abierta a más de uno. Aunque hechos por ordenador mejorarían técnicamente, posiblemente no resultarían tan realistas. Y es que los momentos donde los cuerpos humanos se desmiembran y dividen en diferentes entes son, sobretodo, muy realistas.




La Cosa pareció rizar el rizo en este aspecto, ya que el imaginario popular tenía como referente más cercano Alien y su escena del monstruito saliendo del estómago. En la Cosa aquel momento se queda en una anécdota si lo comparamos con todo lo que se puede ver aquí.
La película continúa siendo espeluznante desde pocos minutos después de su inicio, Además uno se siente emocionalmente atrapado en una historia que no parece poder tener ningún buen final. Lo que convierte el film en inquietante.
La frase que el personaje de Kurt Russell expresa en la película define muy bien el peligro al que se enfrentan y su naturaleza:

"Sé Que yo soy humano. Y si vosotros fuérais una de esas cosas, me atacaríais todos ahora mismo, por lo que algunos aún sois humanos. Esa cosa no quiere mostrarse. Quiere ocultarse dentro de una imitación. Luchará si tiene que hacerlo, pero es vulnerable al descubierto. Si nos captura, no tendrá más enemigos, no quedará nadie para matarla. Y entonces habrá vencido".


El éxito en taquilla fue discreto, se dice (Wikipedia), que a causa del estreno dos semanas antes de E.T., El Extraterrestre (1982) que se convirtió en todo un fenómeno social o de que Alien (1979) se había convertido en un referente y La Cosa no podía igualar la vistosa y espectacular propuesta de Ridley Scott. El film de Carpenter es mucho más discreto visualmente hablando, de menor presupuesto, pero con una gran resultado final, que lo convierte en digno heredero de Alien, aunque tampoco creo que tenga que serlo. En realidad La Cosa ha creado su propia escuela, y las imitaciones que se hicieron posteriormente eran mayoritariamente bodrios. 
En 2011 se realizó una especie de falso remake, que en realidad es una precuela que explica lo que ocurre en la base noruega antes de que lleguen lo americanos. Y ocurre exactamente lo mismo naturalmente, pero mucho peor explicado que en la película que nos ocupa. El tiempo pone las cosas en su sitio, y lo que esta claro es que esta película (la de 1982), es ya una filme de culto, por si solo y sin comparaciones. No puede faltar en cualquier videoteca, al lado de Alien si queréis...